desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

La casa de Eva

Antes y después: Una de las reformas más impresionantes que vas a ver

Nuestra lectora Eva comparte con nosotros el cambio radical que le hizo a su piso. Sí, te aseguramos que es la misma casa.

Envíanos tu casa a comunidad@micasarevista.com

Mi Casa 21/11/2017
Imprimir
Pantalla completa



El tiempo no había pasado por este piso situado en el madrileño barrio de Ciudad Lineal. Pero no lo decimos como un cumplido... Su interior había quedado atrapado en los años 80. Un largo, oscuro y algo deprimente pasillo nos guiaba desde la puerta hasta un salón y un comedor, dejando a uno de los lados un baño, un dormitorio y una cocina. Estas cinco estancias en tan solo 49 metros cuadrados. "Aunque la casa estaba muy bien conservada (de hecho, no fue necesario tocar ni fontanería ni electricidad), decidí sacarle el jugo", explica Eva, nuestra lectora y artífice de esta reforma. "Habría sido un delito no aprovechar la luz, que pedía entrar a través de las dos puertas de la terraza de 45 metros cuadrados, el gran lujo desaprovechado de este piso".

El cambio fue radical. La cocina, el salón y el comedor pasaron de ser independientes a convivir en armonía en un mismo espacio, haciendo que la casa se viera más amplia. "Con esto ya estaba hecho el 80 por ciento del trabajo", afirma. "Además, se eliminó el gotelé y se pintaron de blanco las paredes y puertas de toda la casa", añade. La decoración siguió esta misma tónica, eliminando lo innecesario y dejando las piezas esenciales para el día a día. "Me planteé como reto crear un hogar acogedor. El beige, el naranja, la madera y el bambú son la base. Muy pocos muebles y muy sencillos. El toque personal lo ponen mis propias fotografías: un gran limonero, un granado, una pared de macetas, mis sobrinos en la playa a lo Sorolla… y la que preside el dormitorio que es de Maxi Kohan, un amigo con una sensibilidad exquisita", explica la propietaria. En el exterior, también se produjeron cambios, pintando la terraza de blanco y colocando hamacas para poder disfrutar de ella. No faltan los guiños a la antigua propietaria. Eva mantuvo sus plantas y colgó en el pasillo un pañuelo bordado que dejó olvidado en uno de los cajones.

   

Te puede interesar:

Antes y después: Una casa de pescadores rehabilitada

Reforma low cost: el antes y el después de un ático con vistas

20 antes/después sorprendentes

Antes y después: de piso anticuado a hogar elegante

Antes y después de una reforma completa



Ver más articulos