desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un dúplex con diseño depurado

La constante presencia de la luz y la fusión de espacios marca el ritmo decorativo en este dúplex, de diseño depurado y con múltiples guiños divertidos y personales

Mi Casa 02/09/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Pura y total conexión. Así describe Mar, la propietaria de este dúplex, la sensación que experimentó nada más ver la que ahora es su casa, un lugar único con un feeling muy especial, es sencillamente el espacio donde se encuentra reflejada, diferente y poco convencional. Ubicado en la comarca del Maresme —tradicional destino de veraneo de la clase burguesa catalana—, el edificio era un antiguo cine activo hasta 1984 y reconvertido años después en siete viviendas de diseño a tan solo 20 km de Barcelona. Espacios atractivos y únicos como este dúplex, de altísimos techos y amplia terraza, que muestra interiores muy cuidados con una distribución que aboga por la comunión de ambientes. Son varios los tabiques y puertas de cristal presentes en la organización interior, responsables, además, de esta sensación de amplitud que juega con la constante entrada de luz natural y la equilibrada continuidad decorativa. La decisión de unificar la pintura de toda la casa en blanco y de optar por un cálido suelo de madera para casi todos los ambientes fue clave para la integración completa.

Un interiorismo moderno, salpicado de pizcas de atrevimiento, y multitud de guiños personales marcan el ritmo decorativo creado por la propia Mar; no en vano es la responsable de la imagen de la firma Textura, y una apasionada por las cosas bellas, la moda y el diseño, con especial debilidad por el mundo de la fotografía. Un carácter muy creativo que se refleja en la decoración de su propia casa, que cuenta con una zona de estar de doble altura, con altísimos ventanales que se prolongan hasta la segunda planta. También encontramos en este espacio una cocina encerrada en un original cubo de cristal, en sintonía con la búsqueda de espacios comunicados visualmente.

Los dormitorios se contemplan como espacios más personales, con una deco siempre orientada a los gustos y necesidades de sus propietarios. El principal, diáfano y en la planta superior, ofrece un look sofisticado y moderno, con un interiorismo despejado y una zona de trabajo muy práctica junto a la cama. A su lado, el dormitorio de la niña, aún muy pequeña, luce una decoración segura y funcional en rosa y blanco mientras que el del niño, en la planta baja, reserva parte del espacio para sus juegos.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos